¡ Victoria o muerte !


Un breve relato de Santiago de Arriba Manrique para La Telaraña

Ese cubano, compay, el tal Ramón, en pleno trance, se dejó vencer y no perdió.

Sólo cayó vertiginoso de la silla, impelido por el peso de una mulatona descomunal que, en pleno éxtasis pélvico, se abalanzó brutal sobre su pecho.

Ese hecho fue, y no otras vainas de la propaganda yanqui difundidas por comemierdas y comadres, el que provocó que se machacase la nuca.

Se dejó vencer y murió. ¡Pero ese cubanito, compay, no perdió! ¡Otro ron a la memoria del tal Ramón! ¡Viva la Revolución!

Santiago de Arriba Manrique

Escrito en Madrid, el 10 de Enero del 2009

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: