El gallo, el elefante y el tronco ante Imana


Hoy rescatamos para La Telaraña un cuento de la tradición ruandesa

Un día un gallo se puso a pensar: “Yo, que con mi canto anuncio el sol y despierto a los hombres y las mujeres para que emprendan sus tareas, desde reyes hasta campesinos, no merezco pasar las noches encaramado a una rama, incluso bajo la tormenta mientras las cabras duermen bajo techo. Y tampoco merezco que las gentes que pasan cerca de mí me tiren piedras. Me quejaré ante el dios Imana”

Emprendió su viaje y, durante este, se encontró con un elefante que se interesó por él. El gallo le contó lo que pensaba hacer y el elefante dijo: “¿ Sabes una cosa ? Yo también iré ante Imana a quejarme. ¿ Cómo es posible que la gallina pueda engendrar hasta 25 pollitos, qué una gata alumbre media docena de gatitos y que yo no pueda engendrar más que un hijo cada vez?”

Y así el gallo, acompañado del elefante, emprendió de nuevo el camino para quejarse ante Imana y aún se pararon a descansar en un recodo del camino y el tronco sobre el que se apoyó el gallo, tras quejarse, les preguntó por cómo un elefante y un gallo iban caminando juntos. Estos le respondieron y el tronco les dijo: “Pues yo, que estoy al borde del camino sin pedir nada a nadie, contentándome con el agua de la lluvia y cuando pasa un hombre me da una patada, cuando pasa una mujer me corta con su herramienta, cuando pasa un niño me raspa con una piedra… Voy a ir con vosotros a quejarme ante Imana.”

Y el elefante y el gallo siguieron camino junto con el tronco hasta la morada de Imana.

Cuando llegaron allí Imana les recibió y estos le relataron al dios como se sentían maltratados por la vida. Imana decidió enviar de nuevo al tronco a su sitio junto al camino hasta que él volviera a llamarlo, al elefante le metió en un almacén con alimentos y al gallo le alojó en una habitación y le agasajó con muchachas que le hacían la cama y le llevaban comida.

El elefante, que estaba hambriento, en dos días se comió todo lo que había en el almacén. Al tercer día Imana fue a verle y le dijo: “Mira, ya no tienes que comer, ¿Tú querrías tener dos crías en vez de una cada vez? ¿ Y de dónde sacaríamos alimento para toda tu especie entonces? Qué solo tengas un hijo cada vez es un favor para que sobrevivas como especie. Vuelve al bosque” Y el elefante se volvió al bosque apresurado.

Entonces Imana le dio un cesto a uno de sus sirvientes y le dijo que fuera junto al tronco y que recogiera todas las muestras de uñas y piel que hubiera junto a él. El criado así lo hizo y cuando Imana lo tuvo llamó al tronco y se lo enseñó diciendo “¿ Ves esto ? Te quejas de que la gente que pasa a tu lado te golpea con el pie o con la herramienta pero ¿ Piensas tú en el daño que les hace a ellos cuando tropiezan contigo ? Vuelve junto al camino y piensa en ello.” Y el tronco se fue a su vereda.

Finalmente, el gallo, tratado a cuerpo de rey durante semanas, había perdido la noción del tiempo desde el primer día y se pasaba las horas durmiendo y despertando solo para comer. Imana mandó llamarle y le dijo: “Tú que tienes como cometido anunciar la llegada de un nuevo día te has pasado durmiendo semanas en mi palacio y me han dicho que tus excrementos están sobre la cama y alrededor de ella; ensucias demasiado para vivir en compañía de otros. Vuelve a tu rama en el árbol o diré a mis sirvientes que te guisen con arroz” Y el gallo aterrorizado salió corriendo y volvió a seguir atento desde su rama el curso del sol.

Otros animales que habían pensado ir a Imana a quejarse sacaron una lección de todo aquello y se conformaron con lo que el curso de la naturaleza les ofrecía.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: