Antonio Gala: “Para ser un clásico hay que morirse… yo no tengo ninguna urgencia”


Ácido, sarcástico y lapidador. Son tres adjetivos que han acompañado a Antonio Gala a lo largo de su larga vida, y que todavía hoy, con 82 años a la espalda, mantiene a golpe de ingenio y verborrea. Pese a que las arrugas y el ánimo delatan un peor estado físico -aunque nada preocupante- la genialidad del poeta y dramaturgo ha vuelto a sorprender a los medios este martes en la cálida presentación en Madrid de ‘Quintaesencia‘, un compendio filosófico de las citas que engalanan su obra.

“Para ser un clásico hay que morirse”, bromeaba Gala al inicio de su puesta en escena. “Pero yo no tengo ninguna urgencia”. El cordobés de adopción quiso dejar claro que empieza a vislumbrar el irremediable final “que a todos nos espera”. “La vida es estar muriéndose, no se puede beber a grandes sorbos, y quien comprende esto puede vivirla y amarla más intensamente“, dijo. “Considero que he cumplido con mi vocación personal y social”, añadió.

Cabe recordar que el poeta superó recientemente un cáncer de vejiga que lo ha tenido apartado de las cámaras un largo año.Incluso de eso se atrevió a bromear. “Ahora solo bebo lo que toman los deportistas… a mi edad”. Y aunque reconoce que antes era más partidario “de ridiculizar al enemigo”, dejó caer alguna oración a modo de mensaje. “Hoy en día tenemos mucha libertad pero carecemos de la agudeza de mantener una opinión personal, somos muy influenciables. Eso es muy malo para un pueblo”. También dedicó una perla a las recientes elecciones catalanas. “No me metería con Artur Mas, le escribiría algo cachondo, que eso jode más”, bromeó.
Poco ha hablado sobre su última obra, tan solo dejar claro su esencia: “un resumen de mi vida, una referencia de mi obra de pensamiento, no de ficción”.

Antonio Gala, cuasi inmortal testigo de la historia, asegura que “antes de chochear, no habla y punto”. Pero este martes, refugiado entre las flores del Jardín Botánico de Madrid, ha demostrado estar satisfecho con su carrera.”He cumplido en mi vida, he sido sincero y he dicho verdades antipáticas, incluso para mí”. Por eso reconoce que el empeño que tiene su editora para que escriba una biografía “le resultaría doloroso”, ya que “tendría que volver al pasado y denunciar a ciertos personajes”.

Gabri Ródenas: “La industria cultural debe buscar nuevos modos de distribución en lugar de quejarse tanto”


Gabri Ródenas (España, 1976), es escritor, doctor en Filosofía, músico y ex-cineasta. Autor de libros, capítulos de libro y artículos sobre cine y cultura visual que han sido traducidos a idiomas tan dispares como el inglés, el finés o el esloveno. Está considerado uno de los mayores expertos a nivel internacional en la obra del cineasta norteamericano Jim Jarmusch. Ha impartido clases sobre realización cinematográfica en la Universidad de Murcia y varios centros de formación. Actualmente centra su actividad en la escritura. El búnker de Noé es su primera novela.

Nos responde con entusiasmo a unas preguntas en esta entrevista que podéis leer a continuación.

¿Qué es el Búnker de Noé? ¿Qué se refugia dentro?

El búnker de Noé supone un guiño claro a ese otro “búnker” que es el Arca de Noé. Al igual que en el ejemplo bíblico, este búnker se presenta como refugio ante una inminente catástrofe a gran escala. Lo que se encierra allí abajo, no obstante, es un misterio que el lector deberá descubrir.

En tu web personal, comomeconvertienunescritormillonario.com, explicas que el nombre es un chiste para atraer la atención de tus lectores. Además, te refieres a ‘El búnker de Noé’ como “mi bestseller”. ¿Estamos ante el Dan Brown de las letras hispanas o es otra broma?

Todavía es pronto para decirlo y, aunque este feo comentarlo por mi parte, lo cierto es que la novela se situó en las primeras posiciones del ranking desde el primer instante de su publicación.

Para mí supuso una gran sorpresa y una mayor satisfacción. En el fondo no era más que otro tipo que, de repente, decide publicar su primera novela sin ningún tipo de campaña publicitaria previa, ni “padrinos”, ni ninguna otra cosa que no fuera una gran ilusión por dar a conocer mi trabajo entre los lectores. Esa firme intención fue lo que me motivó a fijar un precio tan bajo.

¿Dan Brown? No me importaría. De hecho, no me importaría nada… (risas)

Seguramente tu formación en Filosofía influyó en la escritura de esta obra ¿Cómo dirías que lo hace?

De una manera muy peculiar. A pesar de su estilo ágil y sencillo, El búnker de Noé encierra varias cargas de profundidad. La presencia de filósofos es algo explícito, aunque nadie debe asustarse: no hay ni rastro de la aspereza de los textos filosóficos en esta novela.

Mi ideal literario es recurrir a un modo de escritura accesible y dinámico para transmitir un mensaje que, con otro formato, no atraería tanto la atención del lector.

Según la página de Amazon en la que puede conseguirse tu novela, te tomarás con los lectores de “El búnker de Noé” un café ¿En qué consiste esa oportunidad?

Me tomo muy en serio la relación personal con mis lectores. Una de las ventajas de esta época que nos ha tocado vivir es precisamente la posibilidad de mantener un contacto directo entre los diversos elementos de este juego que es escribir, publicar y leer.

Me encanta conocer la opinión de mis lectores y no es una mera pose. Esas personas se han tomado la molestia de adquirir mi novela ¡e incluso de hablar bien de ella! ¿Cómo no me va a apetecer estar en contacto con ellos?

La industria cultural debe buscar nuevos modos de distribución en lugar de quejarse tanto. Pensé que si algo no podía ser pirateado era “yo mismo”, de modo que me dije: “quien venga con una prueba de que ha comprado mi libro, podrá tomarse un café conmigo cara a cara”. Las bases están en el interior de la novela y la promoción es válida hasta el 15 de septiembre de este año.

¿Cuál es o son tus filósofos de cabecera? ¿Y novelista/s y/o poeta/s?

Ya apenas leo filosofía, pero me siguen encantando Wittgenstein y Thoreau (ambos citados en la novela).

Sobre escritores diré que antes era de lecturas “duras” (Kafka, Hesse, Thomas Mann, etc.), autores con gran carga filosófica. Pero ahora me quedo con los clásicos del best-seller (Stephen King, Dan Brown o los españoles Javier Sierra y Juan Gómez Jurado) y alguna que otra bomba de relojería envuelta en papel brillante (Raymond Carver, Richard Ford, Cormac McCarthy…)

Últimamente, también estoy prestando mucha atención a los autores que, como yo, decidieron lanzarse a la maravillosa aventura de la edición en digital –lo que algunos ya empiezan a denominar la “Generación Kindle”-. No pretendo dejarme a nadie fuera del tintero pero, por mencionar algunos… Armando Rodera, Bruno Nievas, Blanca Miosi, Sara Ventas, Magui Cabral Camacho, Ríos Ferrer…… Cada uno tiene su estilo pero, en cierto modo, formamos una gran familia en la que hay mucha colaboración y apoyo -¡algo extraño entre escritores!-

Nos ha llamado la atención que en tu cuenta de Twitter mencionas, entre otras condiciones personales, la de ex-cineasta. ¿Fue un camino que dejaste a medias y que podrías retomar o algo te llevó a abandonar esa rama del arte?

Digámoslo sin rodeos: el cine es una “afición” cara y, si además lo llevas en plan guerrillero –como era mi caso-, agotadora: coordinar gente que no cobra, distribuir el material… Me encanta el cine, he dado clases de cine y he escrito sobre cine (mucho), pero me resultó más fácil integrarlo dentro de mi gran pasión: la literatura. De hecho, la estructura de El búnker de Noé es netamente cinematográfica…

¿Qué proyectos te ocupan actualmente?

Lograr que El búnker de Noé llegue al mayor número de lectores posible, continuar con la redacción de mi segunda novela (soy un poseso de la escritura), ayudar a difundir el trabajo de otros autores y contribuir en la medida de mis posibilidades a construir un mundo mejor. Sobre este propósito muy real y no meramente publicitario o tópico, os mantendré informados. Como veis, las sorpresas no cesan… Mejor seguir conectados.

El autor en Twitter: @GabriRodenas

-ADAS: “Cada función es una locura maravillosa”


-ADAS es una pieza de teatro novedosa que parece no dejar a nadie indiferente en su asiento.

Lleva ya un tiempo rodando en varias salas contra viento y marea y hace poco fue galardonada con el premio al mejor espectáculo teatral, otorgado por la Fundación Progreso y Cultura, y la actriz Elisa Espinosa se llevó también el premio a la mejor interpretación.

El autor que dio luz al texto y dirige la obra es José María del Castillo y la productora de la misma lleva el nombre de Producciones equivocadas.

Con una ilusión y amabilidad que agradecemos, las actrices que dan vida a las Adas sobre las tablas (May Guzmán, Elisa Espinosa, Judith Esteban y Camino Miñana) nos han concedido una entrevista que os dejamos en La Telaraña.

¿Cómo definiríais -ADAS?

Es una comedia universal de mujeres que, si tuviéramos la capacidad de hacerla  en todos los idiomas, todas las mujeres del mundo se identificarían con ella.

 ¿Qué la distingue a vuestros ojos de otras comedias?

Es un espectáculo vivo donde se tiene muy en cuenta al espectador y se juega con el público. Al mismo tiempo algunas partes de la obra son una auténtica máquina de relojería. Mezcla la precisión con la improvisación, la comedia con la seriedad, la música con la interpretación  y eso hace que cada día la función sea distinta.

¿Nos podéis dar al menos dos adjetivos que os definan a cada una de las Adas?

May Guzmán: intuitiva y desternillante.
Elisa Espinosa:  visceral  y todoterreno.
Judith Esteban: precisa y mágica.
Camino Miñana: camaleónica y pasional.

¿Cuál es la más traviesa y excéntrica de todas?

La más traviesa es May que siempre nos hace reír con sus bromas y su buen humor. En cuanto a excentricidad… tratándose de artistas vamos bien servidas. Cada una tiene sus rarezas y sus manías. Cada ensayo, cada función, es una locura maravillosa con la mezcla de todas.

¿Cómo ha recibido el público la obra?

El público entra de lleno en la espiral energética del espectáculo y sale con una energía positiva que a nosotras mismas nos ha dejado abrumadas.

¿Qué os dicen al acabar las sesiones?

Una de las cosas más bonitas que nos han dicho es: “Me he olvidado de mis problemas, ha sido una terapia. Muchas gracias”.

 ¿Cómo os sentisteis al ser galardonadas por la Fundación Cultura y Progreso? ¿Os ha ayudado ser premiadas a la hora de difundir la obra?

 Emocionadas, abrumadas y excitadas. Los premios siempre ayudan, nos han abierto puertas y cerrado heridas…. porque en el año que llega vamos a vivir la vida (léase cantando… Sí,  estamos tarADAS).

 ¿Cómo hace una compañía recién nacida como la vuestra para abrirse camino en la escena teatral?

 Con constancia, perseverancia, mucha fe en el trabajo y, sobre todo, mucho optimismo.

 ¿Qué dificultades os encontráis? ¿Qué apoyos?

 Las principales dificultades son los recortes en cultura, las faltas de ayuda, etc. Los apoyos los recibimos del equipo humano, que hace posible que cada función se lleve a cabo.

 Por último ¿Qué tres razones podéis dar a la gente para que vaya a ver Adas?

 Es un viaje emocional, una inyección  de optimismo y risas aseguradas. Vamos, que es una viagra para el espíritu.

Podéis seguir el rastro a las Adas y a sus funciones en el blog ADAS y en su página de Facebook.

Juan Gómez-Jurado: “Las librerías aún suponen el 90% del mercado”


Coincidiendo con la Feria Virtual del Libro, hoy entrevistamos en La Telaraña a uno de los autores participantes, el novelista Juan Gómez-Jurado. Periodista y escritor, pasó por redacciones de renombre como Canal +, ABC, Cadena SER o la Cope. Actualmente, mientras trabaja en su cuarta novela, participa en diversos programas de radio y televisión y colabora en La Voz de Galicia y The New York Times, entre otros.

El éxito internacional de su primera obra, Espía de Dios, traducida a más de cuarenta idiomas, fue confirmado con la publicación de Contrato con Dios hasta el punto de convertirse en uno de los autores españoles más leídos a nivel global.

Juan destaca por su defensa y apoyo al crecimiento cultural a través de Internet, para lo cual considera improcedentes medidas como la polémica Ley Sinde o el canon digital.  

Puedes seguirle en Twitter.

– ¿Cómo piensa que las principales editoriales, las más antiguas y establecidas, se están adaptando a las nuevas tecnologías? ¿Hay verdadero interés por el libro electrónico?

 Creo que el interés existe, aunque tal vez muchas de ellas tengan miedo de alterar el delicado ecosistema que existe con las librerías. Teniendo en cuenta que éstas siguen siendo el 90% del mercado, es comprensible.

– ¿Cuáles son las claves que considera importantes para motivar al lector a adquirir un eBook?

Tampoco es necesario motivar a nadie… Creo que el lector tiene que decidir por sí mismo dónde y cómo le resulta más cómodo leer. Yo leo tanto en ebook como en papel, porque cada libro es diferente.  

– En un artículo suyo que leímos en Alt1040, defendió varias propuestas para el crecimiento digital. Entre ellas, motivar a los autores a estar en Internet, crear modelos de negocio sencillos y baratos para el lector o abolir el canon digital. Si mañana le llamaran para formar parte de un consejo que tratara sobre descargas y propiedad intelectual, ¿qué propondría?

Propondría que me echasen del consejo, no me gustan los comités. Pero sí que asesoría con gusto a quien me lo pidiese. Lo más importante de todo es el respeto a la otra parte, dejar de lado la criminalización del usuario, que es quien merece todo nuestro respeto y apoyo.

– ¿Qué tres consejos daría a un escritor novel que quiere dar a conocer su obra en la red e intentar ganarse la vida con ello? 

Que trabaje muy duro e intente desenvolverse en las redes sociales, es el mejor camino. Pero no todo es promoción, lo importante es tener una buena historia que contar y saber contarla bien.

–  Además de ser un buen escaparate para autores y editoriales, ¿Qué provecho cree que puede sacar un lector de la Feria Virtual del Libro? 

Estar en contacto con sus autores favoritos, aprender sobre libro electrónico y sentirse más cerca de la cultura, que a veces nos olvidamos que esta no sólo se produce en las grandes ciudades…

Sergi Reboredo (Fotoperiodista): “Muchas son las desgracias que guardo en la retina”


Sergi Reboredo es un espléndido fotógrafo itinerante que descubrimos gracias a Twitter aunque mucha gente ya conoce su trabajo, quizá sin ponerle su nombre, por sus imágenes en medios como National Geographic, Viajes, Rutas del mundo, Agencia EFE, o el diario El mundo.

Empezó estudiando en 1998 en el Institutd’Estudis Fotogràfics de Catalunya donde estuvo tres años y, atendiendo a su página web, llena de fotografías excepcionales, y al curriculum que en ella se expone, hemos de pensar que no ha parado desde entonces de trabajar cazando instantáneas que ayuden a la gente a ponerle unos colores, unos paisajes y unos rostros de gente a lugares remotos a los que tal vez alguna vez viajemos o tal vez no, pero de los que gracias a él y a su cámara de fotos tendremos varias visiones únicas y vibrantes.

Sergi Reboredo en una escuela africana.

Con la amabilidad y la apertura de carácter que caracteriza a tantas personas de Twitter que se dedican, de una manera o de otra, a crear cultura, nos deja compartir algunas de sus fotografías y nos responde a algunas preguntas vía e-mail.

¿Hay algún lugar de todos los que has visitado que te haya resultado más impactante o fascinante que los demás?

Niños iraquíes en un vertedero.

Muchas son las desgracias que guardo en la retina. La guerra de Irak, niños muriendo por culpa del Sida en Kenya, gente que lo ha perdido todo… Positivamente también guardo buenos recuerdos de lugares mágicos, como Camboya, que, a pesar de contar con un pasado traumático, cuenta con un lugar mágico como Agnkor Wat. También me impactaron las idílicas islas desiertas de Filipinas.

Te conocimos por un ‘tweet’ en el que enlazabas a tu reportaje sobre el Tíbet. Háblanos de ese lugar. ¿Qué es lo que llama más la atención de él cuando lo visitas por primera vez?

Lo primero que te llama la atención cuando bajas del avión en Lhasa es el azul del cielo y el aire puro que se respira. Después conoces a los tibetanos, que son unas personas más que hospitalarias y por último conoces el drama al cual los tiene sometidos el ejército chino: militares a porrillo por las calles, francotiradores en las azoteas, detenciones ilegales, impedimento de hablar con extranjeros, prohibición del culto al Dalai Lama y así un largo etc.

Guirnaldas atadas a una piedra con inscripciones (Tibet)

¿Y, cuando lo has dejado atrás, que es lo que más recuerdas de él?

Los paisajes de alta montaña me acompañan como flashes en algunos momentos del día en los que busco relajación.

Un alto en el camino (Tibet)

Un amigo que también se dedica esporádicamente a la fotografía me hace fijarme en la calidad excepcional de tus retratos. ¿Cómo te ganas la confianza de la gente que sale en ellos para que lo hagan de una manera tan natural y expresiva y en situaciones tan comprometidas o duras como en las de algunos de tus reportajes?

La única manera de hacerlo es hablando con la gente un rato. Dejar que te expliquen sus cosas. Explicarles tú las tuyas. Al cabo de un buen rato se produce una simbiosis en la cual la persona es capaz de hablarte únicamente con su mirada.

Joven pastor tibetano

El mismo amigo me dice que echa de menos en tu reportaje del Tíbet fotografías en las horas en las que sale el Sol o en las que se pone. ¿Hay alguna razón? Él dice que imagina allí unos atardeceres y amaneceres idílicos.

Me alegra que me hagas esta pregunta porque para mí también son importantes esas fotografías y las echo de menos. De hecho las únicas fotografías que tengo en horas bajas son de Lhasa, la capital. El gobierno chino tiene prohibido en el Tíbet la libre circulación de personas. A los extranjeros nos obliga a contar con un guía impuesto por ellos, sin el cual prácticamente casi no se puede salir del hotel. Me hubiese encantado madrugar y perderme en algunos pueblos pero los chinos detienen rápidamente cualquier conato de libertad que surja en Tíbet, aunque únicamente sea el de ir caminando libremente por la calle a tus anchas.

El Potala en instantes con "duende"


Para terminar, ¿nos darías algunos consejos básicos para desenvolverse sin problemas en cualquier lugar del mundo?

A mi parecer la regla básica es “allá donde fueres haz lo que vieres”. Cuando viajo intento que mi presencia no sea llamativa ni ostentosa. Otro buen consejo sería el de utilizar al máximo el sentido común.

Podéis ver muchas más fotos excepcionales en la página web de Sergi Reboredo.

“Todo se ha marchado hacia un puerto” por Sebastián Zampatti


Una mujer “Con su efímero y dorado pasar por mi ventana” fue quien inspiró a Sebastián Zampatti el nombre de su blog Enamorado del Rayo. Esos “Eventos repentinos que ocurren un instante, pero nos ocurren para toda la vida” significan para él “El estado de inocencia en el que nacemos” y los desgarros que sufre esa inocencia a lo largo del tiempo.

Comenzó a escribir cuando le regalaron su primera guitarra, con 14 años. Eran letras de canciones “Por su carácter más narrativo que lírico” nos confiesa “Terminé dando a mi resignación la forma de cuentos. La poesía llegó algún tiempo después en forma de cartas de amor y humildes obsequios… muchos de esos poemas quedaron en cuadernos hasta que me decidí a publicarlos. Desde entonces el verso me brindó la libertad formal que necesitaba y su fenomenal capacidad de expresión.”

Cuando le preguntamos por sus autores y versos de cabecera nos contesta que, ya que siempre se consideró más un prosista que un poeta, no le habitan muchos versos. “Creo que aquella oración de Ruben Darío –dichoso el árbol que es apenas sensitivo- o el poema –Lluvia Oblicua- De Fernando Pessoa” Pero su primer acercamiento a la poesía fue con las cartas de Bécquer. También, en busca de inspiración, nos dice recurrir a poetas españoles de la primera mitad del siglo XX como Miguel Hernández, Antonio Machado, o Federico García Lorca.

Queremos agradecerle su ánimo abierto y colaborativo y su dedicación a la poesía. Nosotros vamos a ir subiendo cada cierto tiempo algunos de sus poemas a La Telaraña.

Os recomendamos seguir sus aventuras poéticas y leer poesía en general; Tal vez no os haga libres de manera instantánea y absoluta pero os puede ayudar a expandir ciertas cadenas. Por ejemplo las del lenguaje con el que todos construimos nuestra manera de ver el mundo.

Todo se ha marchado hacia un puerto

Todo se ha marchado hacia un puerto
desconocido y lejano, solitario,
sin faro ni habitantes.
Todo ha muerto en la ceguera de un ave
que ha olvidado las nubes y el cielo.
Está, detrás de cada gota, la lluvia en las ventanas.

Hoy es la tarde, la noche, pero nunca la mañana.
Es de día aunque no te vea ni te sienta
más que como un ausencia lejana.
De pronto te has ido, dejándome solo
en la compañía de toda esta gente que no me siente.
Quien eras ya no soy.

Todas las tumbas repiten epitafios en este cementerio
vacío y sin sobresaltos.
Entre estos mundos estamos los dos
y los dos somos dos mundos en diferente órbita.
Era tu pez.

Y hoy respiro con lo que puedo
un aire viciado y húmedo
que solo alcanza para dejarme esta nostalgia del agua infinita de los mares.
Fuera no hay lluvia que baste para lloverme
como me llueve dentro de mi propia casa.
Debajo de mi propio techo no estoy en mi propia casa
Quien sepa alimentarme me salvará del hambre,
mas nunca de la soledad.

Hay un animal durmiendo la siesta en tu regazo,
donde yo solía recostarme por las tardes.
Afuera todo es tristeza y frío y humedad,
adentro, solo el calor tibio de una chimenea me acompaña.
Toda la leña que junté para abrigarte,
hoy es triste recuerdo una tarde que volví al hogar
sucio, a salvarme del frío en tus sonrisas.
Los pobres, ahora, son más pobres, y los ricos,
más miserables.

Todos los hombres son el enemigo,
todas las mujeres, tu recuerdo.
Quien ha muerto alguna vez en esta vida,
toda la vida seguirá estando muerto.

“Todo se ha marchado hacia un puerto” CopyRight de Sebastián Zampatti.

Unos “CuenTUITos” de Lucas Gattoni


En La Telaraña nos gusta, sobre todo, aparte de compartir nuestros propios contenidos, acercaros cosas que no están muy a la vista de todos, por eso hemos publicado entrevistas a personas que no son lo que se podría decir “celebridades” o “personalidades” pero que, sin duda, celebramos haber encontrado en la red y en la vida real porque creemos que su trabajo está lleno de personalidad.

Es el caso del exproductor y escritor Santiago de Arriba, de la Fotógrafa Carolina Valtuille o del escritor Ismael Milán Cara, y es el caso, también en esta ocasión, de Lucas Gattoni, joven diseñador argentino, al que podeis seguir en Twitter buscándolo como @conunojosolo, que nos ha dado permiso para publicar algunos de sus pequeños textos denominados por él mismo “cuenTUITos” y nos ha respondido algunas preguntas.

El "microcuenTUITsta" Lucas Gattoni

¿Qué te impulsa a escribir?

…Todos somos un poco artistas… llevamos un impulso dentro nuestro, una fuerza que tiene que salir, que desea ser compartida.. En mi caso, he encontrado la micro literatura como vía de expresión a través de la cual me siento más cómodo.

¿Y qué te inspira?

Todo: historias ya vividas, proyectos, una mínima escena que pueda ver por la calle mientras voy caminando…

Buscando en su blog con un ojo solo podemos encontrar un texto que habla de la inspiración en el que reconoce un cuento brevísimo que aparece en el libro “Un tal Lucas” del gran Julio Cortázar como uno de los primeros textos que le hicieron pensar en que eso era lo que él quería hacer.

“Mirar con un solo ojo es como espiar a través de una cerradura… Ver sólo un fragmento de una escena por vez –una instantánea que por sí misma cuente una historia– y apelar al propio ingenio para construir el resto.
 Eso es, brevemente, enfrentar la vida con un solo ojo”

Apelando a la capacidad asociativa de ideas ¿Nos puedes hablar de alguna relación que encuentres entre la creación de un diseño y la de un “Cuentuito”?

“…Mis cuentuitos son retazos de historias que pretendo que cada lector imagine a su antojo. Mi acercamiento al diseño es muy similar, me gusta dejar espacios vacíos que el público objetivo de la pieza gráfica pueda llenar…

También tiene relación el formato reducido y la manera de escribirlos, rápido, a mitad de otra cosa… El mismo ritmo que llevo en el trabajo de diseñador en el que todo debe entregarse para ayer”

Tus Cuentuitos ¿Te salen de una vez o te rondan la cabeza por un tiempo? ¿Has escrito y reescrito más de una vez alguno de ellos?

Las ideas me vienen generalmente mientras camino por la calle. Trato de escribir el cuento entero en mi viejo Nokia 1100. Si tengo otras cosas en la cabeza simplemente escribo frases o palabras clave y luego frente a mi Pc les doy la forma final…

…Una vez que el cuento está subido al blog, excepto que encuentre una falta de ortografía, no lo toco más… Uno debe dejar “morir” tranquilas sus obras.

¿Tienes en mente escribir, o has escrito ya, algunos textos más extensos?

Durante mi adolescencia escribí varias canciones para un grupo de música que tenían amigos de la escuela… Una sola llegó a grabarse en realidad… el título “Más allá del cristal” Luego tuve una época de poemas de amor, bastante cursi a mi entender actual…

Participé hace muchos años en un concurso de cuentos cortos (Con una historia que luego se transformó en cuentuito y que así funciona mucho mejor) Y también escribí dos o tres guiones para sketchs graciosos. (Para fogones Scouts)

Con ninguna de estas expresiones me siento tan a gusto como con los microcuentos que comparto día a día desde mi blog y desde mi cuenta de Twitter


Algunos cuentuitos de Lucas Gattoni:

“Razón”
“Nunca pensé que mi tremendo secreto
 –ése que escondí por años– sería para él nada más que otra razón para seguirme amando.”


Suficiente

“Se despojó de las canciones melosas, los 
poemas cursis y las cartas con corazoncitos…
y lo que quedó fue suficiente.”

Nadie
“Había escrito el cuento más bello y lo olvidó… para tratar de recordarlo, pasó años
 creando historias que nadie leía.”

Ella
“Al arrancar el tren, sólo pudo sentir
 nostalgia… hasta que se dio cuenta
 que ella seguía sentada a su lado.”

Motor
“A través del sordo siseo del motor, 
escuchó un crujido… abrió la puerta y comprobó 
que sus sueños se habían trizado.”

Las fotos que acompañan esta entrada y los cuentuitos están bajo CopyRight de Lucas Gattoni, él da permiso para difundirlos siempre que se le cite como autor.