Con-tacto


Gabriel Acuña: ejercicio poético sobre el sentido del tacto, en La Telaraña Digital

En esta oscuridad
nos vemos con las huellas dactilares
rodar sobre la orilla de la playa
e invocar la ventisca de caricias.

Los dedos ven el calor de la sangre
que surca nuestro cuerpo.
Pulsa este corazón
tragando y escupiendo sin descanso
No se nos atragante.

* * *

Por ahora no esculpir otra frontera;
solo dos cuerpos trémulos.
Rozan la piel los huesos de la espalda;
tiritas como un astro.

Crepitas como el fuego
de un cigarro de opio
que quiere disipar toda amargura.

* * *

¿ Late este corazón ? Late seguro
Solo alguna punzada
Tus dientes en mi hombro ¿ O son las uñas,
medio mordidas ya, sobre mi espalda. ?

No sé, un huracán nos nace y nos envuelve
Así vamos viendo la desnudez
Los besos son de un tejido que atrapa
Hilos en la garganta, los gemidos.

…y va aumentando lento el oleaje…
Nos deslizamos batiendo la espuma,

Ciegos… amándonos.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: