Dando la cara


Un poema de Katia Georgieva Gerova para La Telaraña

Me he enfadado, me he enfurecido.
Alguien ha robado de mí, pero no pude verle.
No pregunté quién fue.
Por un instante dudé en mi misma.
No dí la cara, me bloqueé.
Estuve furiosa, impotente.
Mi rabia me mordió por dentro.
Y así he aprendido:
Duele más si vacilo.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: