Sergi Reboredo (Fotoperiodista): “Muchas son las desgracias que guardo en la retina”


Sergi Reboredo es un espléndido fotógrafo itinerante que descubrimos gracias a Twitter aunque mucha gente ya conoce su trabajo, quizá sin ponerle su nombre, por sus imágenes en medios como National Geographic, Viajes, Rutas del mundo, Agencia EFE, o el diario El mundo.

Empezó estudiando en 1998 en el Institutd’Estudis Fotogràfics de Catalunya donde estuvo tres años y, atendiendo a su página web, llena de fotografías excepcionales, y al curriculum que en ella se expone, hemos de pensar que no ha parado desde entonces de trabajar cazando instantáneas que ayuden a la gente a ponerle unos colores, unos paisajes y unos rostros de gente a lugares remotos a los que tal vez alguna vez viajemos o tal vez no, pero de los que gracias a él y a su cámara de fotos tendremos varias visiones únicas y vibrantes.

Sergi Reboredo en una escuela africana.

Con la amabilidad y la apertura de carácter que caracteriza a tantas personas de Twitter que se dedican, de una manera o de otra, a crear cultura, nos deja compartir algunas de sus fotografías y nos responde a algunas preguntas vía e-mail.

¿Hay algún lugar de todos los que has visitado que te haya resultado más impactante o fascinante que los demás?

Niños iraquíes en un vertedero.

Muchas son las desgracias que guardo en la retina. La guerra de Irak, niños muriendo por culpa del Sida en Kenya, gente que lo ha perdido todo… Positivamente también guardo buenos recuerdos de lugares mágicos, como Camboya, que, a pesar de contar con un pasado traumático, cuenta con un lugar mágico como Agnkor Wat. También me impactaron las idílicas islas desiertas de Filipinas.

Te conocimos por un ‘tweet’ en el que enlazabas a tu reportaje sobre el Tíbet. Háblanos de ese lugar. ¿Qué es lo que llama más la atención de él cuando lo visitas por primera vez?

Lo primero que te llama la atención cuando bajas del avión en Lhasa es el azul del cielo y el aire puro que se respira. Después conoces a los tibetanos, que son unas personas más que hospitalarias y por último conoces el drama al cual los tiene sometidos el ejército chino: militares a porrillo por las calles, francotiradores en las azoteas, detenciones ilegales, impedimento de hablar con extranjeros, prohibición del culto al Dalai Lama y así un largo etc.

Guirnaldas atadas a una piedra con inscripciones (Tibet)

¿Y, cuando lo has dejado atrás, que es lo que más recuerdas de él?

Los paisajes de alta montaña me acompañan como flashes en algunos momentos del día en los que busco relajación.

Un alto en el camino (Tibet)

Un amigo que también se dedica esporádicamente a la fotografía me hace fijarme en la calidad excepcional de tus retratos. ¿Cómo te ganas la confianza de la gente que sale en ellos para que lo hagan de una manera tan natural y expresiva y en situaciones tan comprometidas o duras como en las de algunos de tus reportajes?

La única manera de hacerlo es hablando con la gente un rato. Dejar que te expliquen sus cosas. Explicarles tú las tuyas. Al cabo de un buen rato se produce una simbiosis en la cual la persona es capaz de hablarte únicamente con su mirada.

Joven pastor tibetano

El mismo amigo me dice que echa de menos en tu reportaje del Tíbet fotografías en las horas en las que sale el Sol o en las que se pone. ¿Hay alguna razón? Él dice que imagina allí unos atardeceres y amaneceres idílicos.

Me alegra que me hagas esta pregunta porque para mí también son importantes esas fotografías y las echo de menos. De hecho las únicas fotografías que tengo en horas bajas son de Lhasa, la capital. El gobierno chino tiene prohibido en el Tíbet la libre circulación de personas. A los extranjeros nos obliga a contar con un guía impuesto por ellos, sin el cual prácticamente casi no se puede salir del hotel. Me hubiese encantado madrugar y perderme en algunos pueblos pero los chinos detienen rápidamente cualquier conato de libertad que surja en Tíbet, aunque únicamente sea el de ir caminando libremente por la calle a tus anchas.

El Potala en instantes con "duende"


Para terminar, ¿nos darías algunos consejos básicos para desenvolverse sin problemas en cualquier lugar del mundo?

A mi parecer la regla básica es “allá donde fueres haz lo que vieres”. Cuando viajo intento que mi presencia no sea llamativa ni ostentosa. Otro buen consejo sería el de utilizar al máximo el sentido común.

Podéis ver muchas más fotos excepcionales en la página web de Sergi Reboredo.

Anuncios

Carolina Valtuille; Fotógrafa: “Los lugares abandonados tienen historias que mucha gente ignora”


Para esta entrada en La Telaraña contamos con la participación de Carolina Valtuille, joven fotógrafa y exploradora de espacios ignorados y apartados del ruido de las grandes ciudades, que se ha prestado a respondernos unas preguntas.

Carolina Valtuille

¿Cuándo decidiste dedicar el tiempo a la fotografía?

Por el año 2007 conseguí una cámara compacta aunque mis primeras fotos (y no es de extrañar) fueron de amigos, familia y compañeros. No tenía la idea de meterme de lleno en la fotografía, más bien hacía fotos para pasar el rato. Más adelante vi que me apoyaban y que mis fotos empezaron a evolucionar hacia algo más serio y decidí probar, pero hasta el día de hoy tampoco me creo una profesional.

Llamaste Broken Lens (lentes rotas) a la página en la que muestras tus trabajos fotográficos. ¿Por qué se te ocurrió ese nombre?

Broken Lens es un proyecto bastante personal. No es el típico portfolio de un fotógrafo serio profesional que va colgando sus fotos; es un blog de lugares que voy viendo y que quiero compartir con el resto sin ninguna intención. El nombre del mismo tenía que incitar a eso precisamente y me quedé con Broken Lens. Más adelante vi que incluso el contenido estaba acorde: sitios abandonados, cementerios, ruinas, ausencia de personas… aunque no sé si seguiré en la misma línea.

Tus fotografías remiten muchas veces a lugares alejados de las poblaciones, abandonados, solitarios ¿Qué es lo que encuentras en ellos?

Los lugares abandonados y solitarios tienen historias que mucha gente ignora. De alguna manera hemos ido aparcando a un lado lo que no nos interesa o no nos sirve, pero estos sitios siguen ahí y siguen teniendo algo que contar. A veces me siento como una invasora adentrándome dentro de un lugar que fue de alguien, explorando en busca de objetos que puedan contarme algo o darme más información. Es emocionante intentar reconstruir en tu cabeza la vida de alguien, o al menos hacerte una idea de cómo podría haber sido.

Leprosería de Arico (Tenerife) por Carolina Valtuille

¿Que tiene la fotografía que la diferencia de otros artes? ¿Cómo reconoces, en esos paisajes abandonados por ejemplo, lo que puede ser una buena fotografía?

Leí una vez que la fotografía no puede cambiar la realidad, pero la puede mostrar. Inmortalizas sitios, personas, paisajes… momentos en el tiempo, diría yo, y eso es algo muy poderoso a mi parecer. En cuanto a saber cuándo es el momento exacto para una imagen, creo que se necesita una buena visión espacial para poder hacer algo interesante. En tu cabeza vas creando perspectivas y enfoques diferentes, y finalmente con la cámara haces el disparo cuando lo tengas. Al menos así funciono yo. Sin embargo existen otras prácticas en la fotografía que defienden todo lo contrario, el hacer la foto sin pensar, pulsando un botón. Para gustos colores.

Se nota en tus imágenes un cuidado por el proceso posterior a la toma de la fotografía. ¿Qué es lo que te hace sentir que una foto está acabada y lista para la publicación?

El postprocesado es algo que en mas de una ocasión me han criticado, pero creo que cada cual es libre de hacer lo que le plazca. Muchas veces tengo peleas internas por el acabado de una foto, vuelvo a editar y a reeditar porque no encuentro algo que me llene. En este aspecto no tengo criterio, cuando la cabeza me dice “está bien”, paro; no importa si la edición es mínima o máxima.

Vistas desde la ventana de una vivienda de la mina El Rosario por Carolina Valtuille

Se dice que en la fotografía una cosa es lo que se ve cuando se encuadra y se dispara y otra es la que se encuentra después cuando esa imagen se abre en el ordenador y se observa con más calma ¿Hay algo de cierto en esta afirmación?

Uno de las primeras cosas que aprendí es que nunca debes borrar las fotos que haces de la cámara. Nunca, por más malas que te parezcan. Lo que ve el ojo humano no es lo que ve una cámara, al menos hasta la fecha. Es cierto que no podremos conseguir a la primera una imagen perfecta, pero sí es recomendable mirar las tomas en grande, con una luz menos intensa y con más calma porque se pueden escapar muchos detalles en esa pequeña pantallita de la cámara.

Las fotos que más te llegan ¿Las buscas o las encuentras?

Las fotos que más me llegan las encuentro y en físico tengo pocas aunque no por falta de oportunidades. Cuando veo una situación que podría ser una foto especial para mi, me olvido de la cámara. En mi cabeza retumba un “Esto sería una imagen inolvidable”, pero me quedo observándola tal cual. Quizás más que con la cámara, intento grabarla en mi memoria porque temo estropear el momento sacando una máquina que tanto intimida a más de uno.

¿Hay alguna fotografía que te gustaría haber hecho y todavía no has podido conseguir?

Sí, desde hace años he querido dedicar parte de mi vida fotográfica a algo más social. “Robar” imágenes a la gente cotidiana y situaciones del día a día. Otra de mis aspiraciones es viajar a otros países a retratar conceptos. En Rusia viví muchas situaciones que podrían haber sido muy buenas fotos, pero como explicaba antes, tengo un problema con esos momentos que me impide sacar una cámara y tirar una foto.

Del arte y el mundo de la fotografía ¿Qué es lo que más y menos te gusta?

Del arte y la fotografía, no me disgusta absolutamente nada. Creo que todo es subjetivo y no soy nadie para meterme dentro de las creaciones de los demás. Lo que tolero menos, son algunas actitudes negativas de las personas que he visto. Hay plagio (y no estoy hablando de copiar una idea, que eso ya es más debatible), hay muchos sentimientos de envidia, prepotencia, odio. ¿Lo que más me gusta? Ver el trabajo de otras personas y enriquecerme a mi, aprender algo de ello.

¿Hay alguna imagen o autor que te haya resultado inspiradora? ¿Cuáles?

A diario veo muchas galerías y nombrar a alguien me resulta casi imposible. Al principio me vi inspirada por un fotógrafo que conocí en Canarias, pero sólo me sirvió para arrancar. Creo que el asunto no es de centrarse en algún artista en particular sino de ir observando los trabajos de la gente, ya sean conocidos o no, quedarte con algo que te sirva a ti y fusionar tus ideas con lo aprendido.

¿Tienes ahora en mente algún nuevo proyecto fotográfico?

Proyectos tengo muchos desde hace tiempo pero para hacer las cosas se necesitan medios. Quiero contar la historia de alguien, hacer una sesión de fotos atípica y más premeditada, mezclar el pasado con el futuro a nivel fotográfico y por supuesto seguir con mis descubrimientos en sitios abandonados o solitarios. Lo que no quiero es hacer una única cosa, eso lo tengo claro. Quizás más adelante se puedan ver estas ideas en mi galería o blog.

Podéis ver más fotografías de Carolina Valtuille en su página Broken Lens (Carolina Valtuille “cerró” su página hace unos meses, cuando decida abrir otro espacio en internet con su obra trataremos de enlazar a él desde La Telaraña)

Una mirada al pasado, LIFE (años 30-50)


Os invito a visitar esta hermosa galería fotográfica de Life, revista que ha sido enclave histórico del fotoperiodismo a nivel mundial.

Recordad que podéis seguirnos en Twitter: @manusueiro_ , @48saky

Las 50 mejores fotos del Fotoperiodismo


Es difícil resumir la Historia reciente en tan solo 50 imágenes, pero esta presentación consigue captar muchos de los momentos de agonía y lucha que ha padecido la humanidad durante el último siglo. Un modesto ejercicio de conciencia sin olvidar que la llama de la represión no está extinguida en muchas partes de este lugar otrora llamado Mundo.

Que las disfruten:

Madrid, su historia en imágenes


La siguiente exposición muestra a una Madrid como una precaria ciudad en plena fase de desarrollo y construcción. No hacía ni 50 años del levantamiento contra los franceses en alguna de ellas. Intentad situaros y compararlas con el Madrid luminoso y publicitario de ahora.

Panorámica de Madrid


Aquí dejo este enlace para que podáis ver una unión de fotografías que da como resultado una vista panorámica de Madrid de día y de noche. Podéis verlas desde varias perspectivas : el Gómez Ulla, La torre de BBVA, y el pirulí.

Fotoperiodismo 2010


Un año más han sido publicadas las mejores fotos del 2010. En ellas se resume otro año de incertidumbre a caballo entre la felicidad momentánea y la injusticia social siempre de fondo.

En vuestra percepción lo dejamos:

Top pictures of 2010

A %d blogueros les gusta esto: