“A vueltas con la conciencia” poesía por Gabriel Acuña


Serpiente pobladora de bosques y batallas,
yo te he visto asombrada en los espejos de la luna,
con la sal fúnebre de lo que antes ya fueron tus escamas
esparcida en el aire del incesto cual polen.
Yo te he visto mirar la abatida belleza
de una flor en invierno,
la belleza del sol que como un ciervo en la orilla
del agua, voraz bebe el veneno sublime de tu promesa estéril
succionando la herida que tus colmillos abren
en la piel de la tierra.

Yo te he visto lamer el filo del cristal mudo de las ventanas
de un salón dorado.
El filo del cristal de cada copa tibia
como febril o sedienta de sangre
que embriagara tu baba
plateada al fin
después de tanto tiempo
sin mar ni voz ni alas.

Oh serpiente de hielo
de metal
y de fuego
de aire y de madera…
tu que muerdes la mente
y trenzas las ideas
como una mano invisible de azul
anterior a ti misma
aunque no pareces un manjar
Escuchame si puedes:

Algún día acabaré por cocinarte
pero hoy mismo, ya produces
tu veneno en mi jaula.

Anuncios

Con-tacto


Gabriel Acuña: ejercicio poético sobre el sentido del tacto, en La Telaraña Digital

En esta oscuridad
nos vemos con las huellas dactilares
rodar sobre la orilla de la playa
e invocar la ventisca de caricias.

Los dedos ven el calor de la sangre
que surca nuestro cuerpo.
Pulsa este corazón
tragando y escupiendo sin descanso
No se nos atragante.

* * *

Por ahora no esculpir otra frontera;
solo dos cuerpos trémulos.
Rozan la piel los huesos de la espalda;
tiritas como un astro.

Crepitas como el fuego
de un cigarro de opio
que quiere disipar toda amargura.

* * *

¿ Late este corazón ? Late seguro
Solo alguna punzada
Tus dientes en mi hombro ¿ O son las uñas,
medio mordidas ya, sobre mi espalda. ?

No sé, un huracán nos nace y nos envuelve
Así vamos viendo la desnudez
Los besos son de un tejido que atrapa
Hilos en la garganta, los gemidos.

…y va aumentando lento el oleaje…
Nos deslizamos batiendo la espuma,

Ciegos… amándonos.

Preguntando por la libertad


( orillas de la sopa boba )

En los márgenes del mar
la vida era una quimera
ahora el sol es
The Alchemists Bank of the Solar System
Los sedientos vemos en las noticias que
hay 400 litros de agua congelados
en la luna, pero yo, me recreo con el recuerdo
de su reflejo en un charco, en la cuneta de
la carretera del tiempo.

* * *

Era noche
y era bien entrada la noche.

Señores sabios
loa a su senectud
discriminen para qué la ciencia
pero no
marginen a los que aún
de vez en cuando
se comen un fruto prohibido.

A base de deconstrucción
no hay más conclusión
que el reinicio.

Gabriel Acuña

A %d blogueros les gusta esto: