DiccioPoesía: Una definición, un verso.


David Puntero abrió hace poco más de un mes la cuenta @Redefiniendo en la que juega a dar una nueva definición poética a las palabras que más le llenan en cada momento.

Mostramos una de todas ellas y animamos a todo el que le guste la idea a participar del juego.

Vamos a compartir de vez en cuando alguno de los tuits con los que redefine el idioma.

Literatura: Fermento de la palabra. Como la cerveza de la cebada o el vino de la uva.

Anuncios

Presentación “Aires de Libertad”, de Ismael Milán Cara


  Fecha:  jueves, 19 de mayo

  Lugar: Colegio Internacional SEK Alborán, El Ejido (Almería)

  Hora: 19:30

El próximo jueves 19 de mayo se presenta en El Ejido “Aires de Libertad“, la primera novela de Ismael Milán,  un joven escritor que, con tan solo 22 años, ha conseguido que una editorial atienda a su obra.

“En una Andalucía deprimida por años de aislamiento, Daniel, que cree ser llamado para realizar grandes cosas, escucha el mitin de un general, que con un mensaje populista y discursos de revolución, enardece a las masas. Colabora con él con el ansia de mejorar las condiciones de vida de su pueblo, pero, poco a poco, va sospechando que el único interés que persigue Salvador Guerra es el suyo propio y adquirir el mayor poder posible para imponer un gobierno autárquico.

Desengañado, Daniel actúa radicalmente, haciendo algo que no podrá apartar de su sensible conciencia, sabedor de que tarde o temprano, los actos que realizamos, finalmente nos pasarán factura. Cuando esto ocurre, él parece saber afrontarlo. “Aires de libertad” es una novela que nos lleva a un futuro pesimista, desolado, pero con atisbos de esperanza y utopía, poniendo el dedo en la llaga en males que nos afectan desde la noche de los tiempos…

La editorial es Ediciones Atlantis, una firma que se declara ser “la voz de los autores noveles, la voz de las nuevas promesas”.

Con Ismael compartí mi primer año de carrera de Periodismo. Fui testigo de su amor por la lectura. Siempre se le veía con un libro en la mano, y su despreocupación hacia otras materias que no fueran sobre redacción, dejaba clara su vocación de escritor. No ha dudado en concedernos su tiempo en responder a unas preguntas para La Telaraña:

¿Desde cuándo has sabido que querías ser escritor?

En principio, empecé a escribir poesía cuando tenía unos 15 años, y fue entonces cuando supe que quería ser escritor. En la prosa comencé a adentrarme unos años más tarde, con 18 o 19 años.

-¿Por qué empezaste a escribir?

En mi caso, además de mi afición por la literatura, observé que escribir me hacía sentir mejor conmigo mismo. Uno se relaja a la hora de escribir, y, cuando terminas un trabajo literario, sientes que has hecho eso por alguna razón y eso es un motivo de superación personal.

¿Qué significa para ti esta publicación?

Esto es algo muy importante, y me ha costado mucho llegar hasta aquí. En esta época, con la crisis actual, muy pocas editoriales se arriesgan a publicar a un escritor tan joven, y más siendo novel. Aunque sea una editorial pequeña, esto no deja de ser un proyecto muy ilusionante. Cuando comienzas a escribir, lo primero que quieres es saber la opinión de gente experta en la materia, y no hay mejor manera de averiguarlo que una editorial esté interesada en publicar tu novela.

¿En qué te inspiraste para escribir Aires de Libertad?

Siempre me ha interesado el tema del nacionalismo andaluz, a pesar de que no comparta esas ideas. Nada más llegar a Madrid, empecé a escuchar algunos comentarios de amigos -en broma, por supuesto- sobre los tópicos que se tienen en el resto de España sobre Andalucía. Aunque nunca me lo tomé a mal, y nunca he creído que odien a los andaluces, quizás fue uno de los motivos por los que comencé a escribir esta novela.

¿Qué autores te han influenciado a la hora de escribir? Nunca he tenido un escritor favorito. Intento aprender un poco de la mayoría de los que leo, aunque, lógicamente, hay algunos que me gustan más que otros. He intentado aprender un poco de Victor Hugo, con su magistral obra “Los miserables”. De escritores más actuales, mis mayores influencias pueden estar en Jesús Sánchez Adalid, en García Márquez, o en Eduardo Mendoza.

¿A qué tipo de lector recomiendas esta novela?

Intento que sea una novela para todos los públicos, con diferentes temas. A parte de tener cierto carácter político, también intento que sea una novela social, donde los sentimientos de las personas son muy importantes. Pero, ante todo, es una novela bastante triste, con un ambiente trágico y desolador, donde te muestra las situaciones más ínfimas del ser humano.

¿Algún proyecto en mente?

Siempre hay algo. Un escritor, a pesar de que puede tener sus crisis de escritura, siempre está pensando en cómo crear algo nuevo. Ahora estoy escribiendo una novela corta, con un estilo diferente, pero con un marcado carácter social similar a Aires de Libertad.

A %d blogueros les gusta esto: