“En una Bahía escanciada de Luz” Poesía por Aleqs Garrigóz


Aleqs Garrigoz es un poeta nacido en 1986 en la ciudad mexicana de Puerto Vallarta. En 2003 publicó “Abyección” en 2004 “Luces blancas en la noche” en 2005 “La promesa de un poeta” y en 2008 “Galería del sueño”.

Ha publicado poemas en medios electrónicos como “Más allá” en Requiem Ambrian o “La promesa de un poeta” en Vozquemadura.

Su nombre figura en casi una docena de antologías de poesía mexicana contemporánea. Aleqs Garrigóz

Os acercamos uno de sus poemas a La Telaraña. Feliz lectura:

EN UNA BAHÍA ESCANCIADA DE LUZ

1
Habrá que deslizar un espeso bosque de algas
sobre tu cuello al jadear en tu oído,
para decir el nombre de este frenesí.

De esos limos tienes el cuerpo y la maleabilidad.
De estas espigas que cortan el cielo, la delicadeza.
De mi lo tienes todo.

2
El mar nos brama en la mirada como un enorme toro
que necesitara urgentemente embestirnos.
Se allega; tira las piernas, despoja la ropa.

El mediodía perenne, polimorfo,
de esta selva untuosa de gravedades, nos responde.
Se mueve a tu ritmo pelviano,
agita su floresta despeinada con cada gemido.

3
El trino de las aves del paraíso
lamerá todavía nuestros costados
mientras tu hermosura centellee así de feliz.

(Nuestro afecto es ya más blanco que la arena.
y las bestias comiendo de nuestra mano.)

4
Necesito una espada,
para cortar el telón de este mundo;
y exhibirnos tal como somos.

Bahía con arcoiris

Antonio Gala: “Para ser un clásico hay que morirse… yo no tengo ninguna urgencia”


Ácido, sarcástico y lapidador. Son tres adjetivos que han acompañado a Antonio Gala a lo largo de su larga vida, y que todavía hoy, con 82 años a la espalda, mantiene a golpe de ingenio y verborrea. Pese a que las arrugas y el ánimo delatan un peor estado físico -aunque nada preocupante- la genialidad del poeta y dramaturgo ha vuelto a sorprender a los medios este martes en la cálida presentación en Madrid de ‘Quintaesencia‘, un compendio filosófico de las citas que engalanan su obra.

“Para ser un clásico hay que morirse”, bromeaba Gala al inicio de su puesta en escena. “Pero yo no tengo ninguna urgencia”. El cordobés de adopción quiso dejar claro que empieza a vislumbrar el irremediable final “que a todos nos espera”. “La vida es estar muriéndose, no se puede beber a grandes sorbos, y quien comprende esto puede vivirla y amarla más intensamente“, dijo. “Considero que he cumplido con mi vocación personal y social”, añadió.

Cabe recordar que el poeta superó recientemente un cáncer de vejiga que lo ha tenido apartado de las cámaras un largo año.Incluso de eso se atrevió a bromear. “Ahora solo bebo lo que toman los deportistas… a mi edad”. Y aunque reconoce que antes era más partidario “de ridiculizar al enemigo”, dejó caer alguna oración a modo de mensaje. “Hoy en día tenemos mucha libertad pero carecemos de la agudeza de mantener una opinión personal, somos muy influenciables. Eso es muy malo para un pueblo”. También dedicó una perla a las recientes elecciones catalanas. “No me metería con Artur Mas, le escribiría algo cachondo, que eso jode más”, bromeó.
Poco ha hablado sobre su última obra, tan solo dejar claro su esencia: “un resumen de mi vida, una referencia de mi obra de pensamiento, no de ficción”.

Antonio Gala, cuasi inmortal testigo de la historia, asegura que “antes de chochear, no habla y punto”. Pero este martes, refugiado entre las flores del Jardín Botánico de Madrid, ha demostrado estar satisfecho con su carrera.”He cumplido en mi vida, he sido sincero y he dicho verdades antipáticas, incluso para mí”. Por eso reconoce que el empeño que tiene su editora para que escriba una biografía “le resultaría doloroso”, ya que “tendría que volver al pasado y denunciar a ciertos personajes”.

A %d blogueros les gusta esto: